Relojes automáticos y mecánicos

¿Alguna vez has querido levantar la tapa trasera y ver lo que realmente hace funcionar tu reloj?

En un sencillo reloj de cuarzo, las únicas piezas móviles parecen ser los recambios de las pilas año tras año.

Un reloj mecánico es una verdadera máquina del tiempo.

Un vertiginoso despliegue de causa y efecto, donde engranajes, ruedas dentadas, piñones, rotores y resortes trabajan al unísono con precisión para mantenerte tan dolorosamente puntual o tan tarde como te plazca.

Relojes mecánicos y automáticos que pueden sobrevivirte pero que no son nada sin ti.


También te puede interesar estas marcas y estilos de relojes: